María Isabel

María Isabel tiene 65 años y siempre se ha dedicado a trabajar en el campo y a los quehaceres del hogar. Las tareas se le multiplican, ya que tiene bajo su cuidado un hijo con ceguera y a quien le han amputado una pierna.

Es una persona de escasos recursos económicos y a veces sobrevive de las ayudas comunitarias. Hace 25 años sufre de cefaleas severas y problemas musculares de espalda y cuello.

Su pérdida prematura de dientes le ha provocado una pérdida severa de hueso y otras deformaciones óseas. Su rehabilitación, a pesar de compleja y después de varias fisioterapias, es una realidad.

Publicaciones Similares