María

María es ama de casa. El ingreso que genera su esposo, quien es trabajador de construcción, ayuda en su supervivencia. Lleva más de la mitad de su vida sin dentadura. Una caída traumática le dejó su mandíbula desviada, problemas en su espalda y una lesión en el tendón de Aquiles que complicó su movilidad. En su rehabilitación oral, solicitó agregar en su prótesis, unas coronas metálicas que pertenecían a su padre. El valor sentimental lo vale, asegura María.

Pero nos da un indicador, que al menos 2 generaciones (María y su padre) sufrieron de pérdida prematura de su dentición, provocando un daño irreversible en su salud bucal.

Publicaciones Similares