Guillerma

Guillerma tiene 66 años. Tiene más de 40 años sin dentadura. Ha sobrevivido durante toda su vida haciendo tortillas y a veces trabajando en el campo. Hace 5 años, Guillerma sufrió una fuerte caída en la que se fracturó su brazo izquierdo, que le ha dejado fuertes dolores y una deformidad que le dificulta su trabajo.

Es madre de 6 hijos, que algunas veces le ayudan con alguna necesidad, pero con poca posibilidad para acceder a una rehabilitación dental.

Al entregarle sus prótesis, se le salieron las lágrimas. Su nueva sonrisa es invaluable.

Publicaciones Similares