Margarita

Margarita es ama de casa. Tuvo cinco hijos y al igual que su esposo, más de alguno se dedica a la construcción como albañiles. Tiene siete nietos y bajo su cuidado personal a dos de ellos.

Margarita sufrió la pérdida prematura de su dentición permanente y hace cuatro años el último de sus dientes por infección. No cuenta con los medios suficientes para acceder a un servicio dental privado y recuperar su sonrisa.

Lo que ingresa, es para al menos subsistir. La sorpresa de su vida es que Bitcoin literalmente le trajo su sonrisa a El Salvador.

Publicaciones Similares